I can’t be singer before I can be superhuman

“Parásitos”, “muertos de hambre”, “vagos”…

Estos son algunos de los adjetivos que solemos escuchar cuando se habla de músicos, sobre todo cuando son músicos que van empezando y no son reconocidos.

Vivimos en un mundo lleno de prejuicios, donde el más mínimo detalle molesta a la gente intolerante. Los músicos vivimos un pesar casi diario cuando exponemos nuestro arte. Se dice que un artista sufrirá 10 veces más rechazos que un trabajador convencional.

Sin embrago, lo que ellos no saben es que el hecho de recibir tantos rechazos nos hace fuertes y, en lugar de evitar que cumplamos nuestros sueños, nos impulsan a seguir. En realidad, debemos convertirnos casi en superhumanos para superar todo y a todos los que nos obstruyen. Este tipo de valentía la puedo comparar con los alpinistas, pues como ellos siempre tendremos esa probabilidad de caer al vacío pero aun así seguimos escalando montañas por el gusto y el amor que le tenemos a las sensaciones que nos provoca subir a un escenario o escribir un partitura…

 La apuesta por el arte se juega a diario, en cada acción, en cada obra, en cada exposición.

La valentía de ser músico o artista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s